Terminal de carga

CARGA

Terminal de carga del aeropuerto de Santiago
Terminal de carga do aeroporto de Santiago

El día 22 de Agosto de 2010 se cumplieron veinticinco años de la inauguración a bombo y platillo de la aduana y terminal de carga del aeropuerto de la capital de Galicia. En aquel momento los empresarios de la ciudad, con la Cámara de Comercio al frente, se felicitaban por el nuevo servicio, según declaraban tras el acto inaugural, en el que instaron a los periodistas presentes a destacar esta noticia para general conocimiento de todos los ciudadanos. Este era el aspecto que presentaba dicha terminal el día de su inauguración.

O día 22 de Agosto de 2010 cumpríronse vinte e cinco anos da inauguración a bombo e prato da alfándega e terminal de carga do aeroporto da capital de Galicia. Naquel momento os empresarios da cidade, coa Cámara de Comercio á fronte, felicitábanse polo novo servizo, segundo declaraban tras o acto inaugural, no que instaron os xornalistas presentes a destacar esta noticia para xeneral coñecemento de todos os cidadáns. Este era o aspecto que presentaba a devandita terminal o día da súa inauguración.

Primeros envíos desde la terminal de carga
Primeiros envíos dende a terminal de carga

 

Las fotografías recogen las instalaciones, con unos medios bastante más precarios enla actualidad. Contodo, lo que más llama la atención es precisamente el parque móvil, y no sólo por los modelos, que hoy parecen considerablemente vetustos, sino también por su escasez. Las principales mercancías que entonces viajaban en avión desde Lavacolla eran productos perecederos,con gran predominio de los comestibles. Lo malo es que no sólo salían, sino que también llegaban, y se alertaba de la presencia de almejas procedentes de países como Túnez o Marruecos, que acababan en algunas mesas haciéndose pasar por ejemplares gallegos auténticas. A cambio, lubinas gallegas llegaban a viajar hasta el Vaticano. También muchos productos textiles, justo cuando comenzaba la gran expansión de la moda gallega en el mundo. Con todo, uno de los productos de mayor éxito aéreo era curiosamente la miñoca. Hasta 500 kilos se llegaron a cargar en un avión para proveer de cebo a aficionados a la pesca de todo el mundo. Hace 25 años algunas de las cargas eran flores (varios miles de kilos al año), moras (1.000 kilogramos), o ropa de Florentino Cacheda y Adolfo Domínguez.

As fotografías recollen as instalacións, cuns medios bastante máis precarios na actualidade. Contodo, o que máis chama a atención é precisamente o parque móbil, e non só polos modelos, que hoxe parecen considerablemente vetustos, senón tamén pola súa escaseza. As principais mercadorías que entón viaxaban en avión dende Lavacolla eran produtos perecederos,con gran predominio dos comestibles. O malo é que non só saían, senón que tamén chegaban, e alertábase da presenza de ameixas procedentes de países como Túnez ou Marrocos, que acababan nalgunhas mesas facéndose pasar por exemplares galegos auténticas. A cambio, robalizas galegas chegaban a viaxar ata o Vaticano. Tamén moitos produtos téxtiles, xusto cando comezaba a grande expansión da moda galega no mundo. Con todo, un dos produtos de maior éxito aéreo era curiosamente a miñoca. Ata 500 quilos chegáronse a cargar nun avión para prover de cebo afeccionados á pesca de todo o mundo. Hai 25 anos algunhas das cargas eran flores (varios miles de quilos ao ano), amoras (1.000 quilogramos), ou roupa de Florentino Cacheda e Adolfo Domínguez.

EVOLUCARGA

mercancías