La crisis sin precedentes que debe afrontar el aeropuerto de Santiago

La crisis sin precedentes que debe afrontar el aeropuerto de Santiago

Abr 27, 2020 0 Por infoSCQ

La crisis sanitaria del Coronavirus está dejando un escenario desolador en todos los ámbitos: humanitario, empresarial, sanitario, económico y turístico. Es precisamente en éste último ámbito en el que el aeropuerto de Santiago de Compostela se enfrenta a una situación sin precedentes históricos con una caída brutal de su actividad hasta operar un único vuelo a la semana.

Según las previsiones del gestor aeroportuario, Aena, la reapertura del tráfico aéreo se llevará a cabo en varias fases siendo el mercado nacional el que primer pueda volver a la normalidad. La reapertura del tráfico doméstico no es cosa menor ya que en el caso de la terminal compostelana supone nada menos que el 77% de su pasaje total. Una fuerte dependencia y que se refleja en los datos de 2019 donde un total de 2.236.916 pasajeros utilizaron los vuelos directos que ofrece el aeropuerto de Santiago con alguna de las 14 ciudades españolas con las que está conectado por vía aérea.

Un escenario incierto es el que se abre ahora para el sector turístico a nivel mundial y en especial para el aéreo ya que se desconoce cómo será la vuelta a la «normalidad». Es evidente que los hábitos de viaje van a sufrir grandes cambios y los desplazamientos en avión tardarán tiempo en volver a lo que estábamos acostumbrados. Desplazamientos aéreos de varias horas con 189 pasajeros no es, a priori, lo que mayor seguridad inspira. Es por ello que según diversos estudios, este 2020 el 85% de los españoles recurrirán a desplazamientos y turismo nacional para evitar riesgos.

El aeropuerto de Santiago ha sufrido diversos altibajos, como se refleja en el gráfico, y en un escenario medio sin caer en el pesimismo ni optimismo, podría ver caer su cuenta de pasajeros hasta niveles de 2006 y quedarse en la barrera de los dos millones anuales. Esto significaría la pérdida de novecientos mil pasajeros en este ejercicio por la crisis sanitaria del Coronavirus. En una ciudad cuyo motor económico es el turismo, un destino con la mayor planta hotelera de Galicia así como el grado de especialización turística más alto, la pérdida de casi un millón de pasajeros en el aeropuerto, puede significar un fuerte impacto económico en toda su actividad empresarial que gira principalmente en torno al sector turístico.