El aeropuerto de Santiago de Compostela volvió a ser ayer, lunes, el escenario de algo que se viene repitiendo, desgraciadamente, con cierta frecuencia este año. Un vuelo de la aerolínea irlandesa RYANAIR que volaba entre Lanzarote y Dublín solicitaba permiso para realizar un aterrizaje de emergencia en Lavacolla debido a la indisposición de un pasajero que viajaba a bordo.

El comandante al frente de la aeronave, un Boeing 737-800 con capacidad para 189 pasajeros, solicitaba permiso para realizar la maniobra y acto seguido se activaron los protocolos de actuación de estos casos. Los controladores aéreos dieron máxima prioridad a la aeronave para tomar tierra en el aeropuerto de la capital gallega.

Cuando el avión estacionó en la plataforma del aeropuerto compostelano, ya lo estaban esperando los efectivos sanitarios entre los que se incluía una ambulancia medicalizada para trasladar al pasajero al Hospital Clínico Universitario de Santiago. Posteriormente, la aeronave retomaba su plan de vuelo inicial y despegaba de Lavacolla bajo el código de vuelo RYR7127 rumbo a Dublín.

Deja un comentario