¿Qué harías si te subieras a un avión con destino a otra ciudad y de repente te encontraras en otro país al que no tenías pensado ir? La mayoría estaríamos confundidos y en algunos casos asustados. Incluso el más aventurero estaría extrañado si le dijeran que su vuelo duraría casi cuatro décadas. Toca abrocharse el cinturón, poner el asiento en posición vertical, mesita plegada y entramos en pista para despegue.

Un avión de la aerolínea americana PANAM que volaba entre New York y Miami embarcaba como cualquier otro día en la terminal del Aeropuerto Internacional de New York – hoy conocido como Aeropuerto JFK – el 2 de julio de 1955. Un vuelo normal de un día normal pero algo ocurrió durante el vuelo que cambiaría para siempre el destino de tripulación y pasajeros. A medio camino entre ambas ciudades americanas, la aeronave desaparecía de los radares sin dejar rastro.

avión de la aerolínea Panam en el aeropuerto internacional de NewYork en 1955

Todo apuntaba a que el avión había desaparecido sin dejar rastro, la ruta de vuelo del avión era sobre una parte del Atlántico y la única explicación era que se había estrellado en algún lugar del camino. Se desplegaron varios equipos de búsqueda pero no tuvieron éxito alguno, ni siquiera se encontró una pieza del avión. Los investigadores consternados no pudieron dar explicación sobre cómo habían desaparecido tripulación y pasaje y el caso nunca fue resuelto y la declaración oficial dijo que el avión se estrelló pero no pudo ser rescatado ya que nunca se localizó.

Todo quedaría en un misterio o un trágico accidente pero casi cuatro décadas después, en el mes de septiembre de 1992, algo estaba a punto de cambiar a miles de kilómetros, concretamente en el aeropuerto de Caracas Maiquetía Simón Bolívar. Juan de la Corte, controlador de tráfico aéreo en el aeropuerto de Caracas, tomó asiento con vistas a los vuelos y daba comentarios menores a algunos pilotos, cuando de la nada sucedió algo sumamente extraño, en el radar apareció un avión de la nada. Juan revisó las lecturas varias veces pensando que se trataba de un error pero todo estaba correcto.

A medida que el avión se acercaba pudieron darse cuenta que era un avión McDonnell Douglas DS4 aún con hélices en lugar de turbinas modernas. La confusión comenzó cuando el piloto de la nave se contactó con la torre de control y preguntó en inglés: «En donde estamos», Juan respondió que se estaban acercando al aeropuerto de Caracas y preguntó: «A donde se dirigen», tras varios minutos de espera el piloto respondió: «Somos el vuelo 914 de Pan-am con rumbo de Nueva York a Miami, con una tripulación de 4 y 57 pasajeros a bordo». ¿Qué hacía un vuelo de Pan-am a 1700 kilómetros de su punto de destino y cómo habían llegado allí?, Juan le hizo algunas otras preguntas al piloto y una de sus respuestas desconcertó a toda la torre de control.

El piloto de la aeronave dijo que su vuelo estaba programado para aterrizar en el aeropuerto de Miami a las 9:45 de la mañana el día 2 de julio de 1955, fue en ese momento que la torre de control se quedo en completo silencio. Para no empeorar las cosas el control aéreo procedió a liberar el espacio aéreo del aeropuerto así como la pista de aterrizaje y rodadura. Ya estando un poco más relajado con el avión en tierra, Juan de la Corte intentó tranquilizar al comandante de la aeronave dándole la bienvenida al aeropuerto de Caracas y diciéndole la fecha, septiembre de 1992. Un error que lamentó profundamente.

Se hizo el silencio y unos segundo más tarde, cuando ya se estaban aproximando los servicios de emergencia a la aeronave comenzó a arrancar los motores y se dirigió a la pista para despegar nuevamente. De nada sirvieron los intentos del controlador para disuadirlo de hacerlo evitando poner en peligro el tráfico aéreo. La aeronave volvía a elevar el vuelo alejándose del aeropuerto de Caracas y nadie volvió a verlo nunca. ¿Qué había pasado? ¿Una locura colectiva? ¿Un viaje en el tiempo? La noticia acaparó portadas y a día de hoy son muchas las teorías…

Vueling
Allá por un 28 de enero de 2010 comenzaba esta aventura, Aeronoticiario SCQ. Desde entonces aquí estoy, informando de la actualidad del aeropuerto de Santiago de Compostela de una forma fresca y de manera cercana. Aviación y turismo aderezado con una pizca de 2.0.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí