El pasado 21 de Mayo se celebraba el segundo aniversario del desembarco de Turkish Airlines en el aeropuerto de Santiago de Compostela y para ello qué mejor manera de conmemorarlo que viajando con la aerolínea a Estambul. Un viaje de cinco días y cuatro noches en una de las ciudades más asombrosas que aquí un servidor ha visitado recientemente y todo gracias a Turkish Airlines y Turismo de Turquía.

Los preparativos.-

Sin duda, viajar es algo que a todos nos gusta pero que también puede poner nerviosos a la hora de planificar qué ver o hacer en el destino. Además, los preparativos previos como el alojamiento o el equipaje son algunos aspectos que también hay que tener en cuenta. En este caso, una vez que el billete de avión y el alojamiento estaban ya solucionados, el equipaje era algo importante y es que Estambul tiene un clima bastante caluroso y es recomendable ir preparados.

En el caso que nos ocupa, Estambul, no hay que olvidar que se requiere de un visado para que nos permitan la entrada una vez llegados al puesto de aduanas en el aeropuerto. Un trámite sencillo que se puede solucionar ya en internet rellenando un breve formulario y abonando la tasa correspondiente. Una vez impreso el visado, se presenta en la aduana del aeropuerto de Estambul y empieza la aventura…

El alojamiento.-

Estambul es una ciudad turística y con una amplia oferta hotelera. Para este viaje, el Hotel Grand Washington fue el campo base o centro de operaciones durante los días que duró la aventura por la ciudad turca. Un establecimiento de cuatro estrellas que pese a no estar en la milla de oro de las mezquitas, se encontraba a un paso de otros enclaves como el Gran Bazaar o el Campus Universitario. Sin duda muy recomendable!

El vuelo con Turkish Airlines.-

Ha sido, de lejos, la mejor experiencia a bordo vivida hasta la fecha y es que por algo Turkish Airlines ha sido seleccionada como la mejor compañía aérea de Europa varios años seguidos. Desde el momento en que uno cruza la puerta del avión en el embarque ya percibe que la experiencia dentro va a ser totalmente distinta a lo que nos tienen acostumbrados las demás aerolíneas, incluídas otras compañías de bandera. Un trato exquisito por parte de las tripulaciones que no perdían la sonrisa en todo momento y se preocupaban por que todos los pasajeros estuviesen cómodos y nos les faltase de nada durante el vuelo.

Tras el despegue desde Santiago de Compostela a las 15:00 horas y una vez tomada altitud, la tripulación sirvió un snack a modo de aperitivo – totalmente gratuito – formado por bebida y un pequeño bocadillo típico turco. Un breve espacio de tiempo y es que el vuelo hace una parada técnica en el aeropuerto de Bilbao donde aterriza cincuenta minutos más tarde para repostar y recoger más pasaje pero no se permite desembarcar, que es lo que lo convierte en una parada técnica y no en escala.

Una vez que parte de nuevo de Bilbao, hay por delante un largo viaje y la tripulación procede a servir un servicio de comidas – también totalmente gratuito – y con variedad para que el pasajero pueda elegir. Algo que se repite a mitad del vuelo cuando a media tarde la tripulación ofrece un servicio de “merienda” con dulces turcos.

Qué ver o hacer.-

Estambul es una ciudad de más de 14 millones de habitantes y con un tráfico caótico pero con una red de transporte público bastante interesante, aunque es recomendable visitar a pie la ciudad. La esencia de Estambul está en vivirla, callejaearla y sobretodo saborearla.

Es importante saber que dicha ciudad tiene una hora más que en España por lo que hay que adaptar los relojes y sobretodo el sueño ya que puede parecer una tontería esa hora de diferencia pero a las cinco de la mañana ya ha amanecido y a las ocho y media de la tarde anochece. Cualquiera de las dos cosas merecen la pena ser vistas.

  • Santa Sofía: es sin duda la joya de la corona y se forman largas colas para acceder. Una parada obligada que requiere adquirir una entrada en el acceso.
  • Mezquita del Sultán o Mezquita Azul: se encuentra justo enfrente de Santa Sofía y es otro de los grandes monumentos de la ciudad y de acceso libre.
  • Gran Bazaar: para quienes busquen vivir el espíritu turco, empaparse de esencias y sabores, éste es su lugar. Una ciudad en si misma!
  • Mezquita de Süleymaniye: un complejo arquitectónico digo de visitar que se ubica en lo alto y desde el que se tienen unas vistas panorámicas de la ciudad increíbles.
  • Cisternas: la historia turca se da cita aquí. Eso si, las colas para entrar pueden desanimar a cualquiera y no se admite el pago con tarjeta, solo efectivo y en liras turcas.
  • Torre Gálata: recomendable ir a pie disfrutando de la ciudad. Se ubica en lo alto de una colina y posiblemente si está día soleado os pase factura pero merece la pena. Una torre de vigilancia de época de Alejandro Magno. Tampoco admiten pago con tarjetas, únicamente efectivo en moeda local.
  • Bósforo: un crucero por el bósforo, que dura una hora aproximadamente, es la opción más rápida de hacerse una idea de la maginitud de Estambul a ambos lados del estrecho y que permite ver la parte europea de la asiática.
  • Palacio Topkapi: residencia del sultán y que engloba varias construcciones palaciegas y jardines y un gran mirador al Bósforo.
Recomendaciones.-

Si vas a viajar próximamente a Estambul, es recomendable la paciencia. Pese a que Mayo no es la temporada fuerte de turismo, la ciudad ya estaba abarrotada de viajeros de todas las nacionalidades y eso se comprobaba en cualquier calle.

El dicho de “allá donde fueres, haz lo que vieres”, es la máxima expresión de lo que se debe hacer en esta ciudad y donde desgraciadamente los occidentales parece que todavía siguen pensando que son los que tienen la última palabra. Recuerda que no se puede entrar en una mezquita sin descalzarte y que se deben respetar unas normas mínimas de decoro. Algo que parece lógico pero que para algunas personas parece no serlo tanto.

La siguiente galería plasma un resumen de lo que ha sido esta experiencia por Estambul. Un resumen en 22 fotografías de las más de 150 realizadas pero que había que condensar de alguna manera. Gracias desde estas líneas a Turkish Airlines y Turismo de Turquía por la confianza depositada! 

 

 

Vueling
Allá por un 28 de enero de 2010 comenzaba esta aventura, Aeronoticiario SCQ. Desde entonces aquí estoy, informando de la actualidad del aeropuerto de Santiago de Compostela de una forma fresca y de manera cercana. Aviación y turismo aderezado con una pizca de 2.0.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí