Tragedia en SantiagoSin duda esta es la publicación más dura a la que he tenido que enfrentarme pero necesitaba expresar mis sentimientos de forma pública. Unos sentimientos de agradecimiento a todas esas personas que de una forma u otra han colaborado para mitigar el impacto de esta tragedia arrimando el hombro de forma solidaria o trasladando sus condolencias desde todas las partes del mundo.

Cuando Santiago de Compostela se preparaba para vivir su noche grande, un escalofrío recorrió la ciudad dejando enmudecida a la población. Acababa de descarrilar un tren dejando decenas de fallecidos y heridos. Una tragedia ferroviaria en el corazón de Galicia que conforme pasaban los minutos se hacía más dura de digerir. Solo de recordarlo, aquí un servidor nota vidriosos sus ojos al venirle a la mente esos difíciles momentos de conmoción así como la solidaridad de toda la ciudad que se volcó enseñando su lado más humano saliendo a la calle formando largas colas para ir a donar sangre para los afectados.

Un enorme GRACIAS para todas esas personas que sintieron esa necesidad imperiosa de salir a ayudar: vecinos de Angrois, bomberos, policía, médicos, enfermeros/as, y un largo etcétera ya que es larga la lista de personas que estando o bien de vacaciones o disfrutando de una noche de fiesta, plantaron sus planes y salieron corriendo a ayudar. Para todas esas personas, simplemente tengo palabras de agredecimiento. Tras ver como ha reaccionado toda la población, me siento aún más orgulloso de mi ciudad, de mi gente, de Santiago de Compostela.

No tengo más palabras que de agradecimiento y es que los duros momentos que se vivieron han sido casi extremos y de un gran impacto emocional para todos. A título personal sigo todavía asimilando lo que ha pasado así como  el dolor causado por este triste acontecimiento y que ha sesgado la vida de hasta el momento 79 personas y destrozado numerosas familias.

Quiero dar las gracias también a todas esas personas que desde el minuto uno me han trasladado sus ánimos y condolencias por lo sucedido. Desde conocidos, compañías aéreas, departamentos de prensa, trabajadores de aeropuertos de toda España, instituciones públicas así como gente anónima a través de las redes sociales o vía email. Sin duda un apoyo fundamental en estos difíciles momentos pero que no quiero pasar por alto sin mandar un GRACIAS enorme para todas y cada una de esas personas.

Una semana después sigo asimilando, intentando buscar una explicación a infinidad de por qué ocurren estas cosas, infinidad de intentos por entender y borrar ese día, ese fatídico día de la historia de nuestras vidas y de la historia de Galicia. Una semana ya pero no puedo evitar sentir un escalofrío cada vez que veo pasar una ambulancia con sirenas puestas o un coche de policía o bomberos. Quiero creer que pronto despertaremos de esta pesadilla y todos los que ya no están llegarán a su destino final.

Siete días han pasado y todavía necesito entender como suceden este tipo de desgracias que hacen que uno se replantee muy seriamente lo superfluo de lo cotidiano y de mucha más importancia al minuto a minuto con sus seres queridos ya que cuando uno menos se lo espere puede ocurrir un fatídico accidente como este que trunque toda esperanza.

Nicolás Álvarez

Vueling
Allá por un 28 de enero de 2010 comenzaba esta aventura, Aeronoticiario SCQ. Desde entonces aquí estoy, informando de la actualidad del aeropuerto de Santiago de Compostela de una forma fresca y de manera cercana. Aviación y turismo aderezado con una pizca de 2.0.

9 Comentarios

  1. HA SIDO UNA SEMANA MUY DURA PARA TODOS Y COMPARTO CONTIGO TODO LO QUE DICES.
    OJALÁ QUE AQUELLAS PERSONAS QUE ESTÁN EN ESTADO CRÍTICO, SE RECUPEREN Y SALGAN POCO A POCO DE LO SUCEDIDO, OJALÁ.TAMBIÉN MI MÁS SENTIDO PÉSAME A TODAS LAS FAMILAS QUE HAN PERDIDO A UN SER QUERIDO.
    UN SALUDO A TODOS Y UN FUERTE ABRAZO.

  2. Totalmente de acuerdo con el artículo. Mi más sentido pésame a las familias afectadas, es una tragedia imposible de olvidar.

  3. Soy BOMBERO y lamentablemente nosotros tenemos que pasar por este tipo de cosas que, sin culpar a nadie ya que no somos jueces, no deberían de ocurrir jamás. Soy de San Cristóbal en Táchira, Venezuela y como hubiera deseado estar allí para poder ayudar. Pero cuentan Uds. con Un Cuerpo de BOMBEROS de primera calidad y un pueblo que ni se diga…Paz a las almas que se han marchado y resignación y fuerza a sus familiares.

  4. Un poco tarde, pero no hay palabras, descansen en paz los que no estan y ojala se recuperen pronto los que estan heridos.

    • creo que en estos casos sea imposible hablar de “tarde” o “temprano”, ya que cada uno tiene sus tiempos de reacción.
      Por mi parte, a pesar de ser italiana he sido afectada por esta desgracia como cualquier compostelano ya que llevo más de 8 años viviendo en esta preciosa ciudad.
      Pero también me he sentido muy orgullosa de vivir con gente tan solidaria que ya me había asombrado con su ejemplaridad en la catástrofe del Prestige.
      No creo se pueda olvidar esta tragedia: pienso que cada día de Galicia quedará manchado por este horrible recuerdo, pero hay que aprender a vivir con ella y sobre todo evitar que se repita algo parecido.
      Un fuerte abrazo a todo los afectados de manera directa

  5. Nunca es tarde para escribir unas palabras tan bonitas y tristes al mismo tiempo como ha hecho el editor de este portal. Le doy la enhorabuena a toda esa gente que ayudó para aliviar la tragedia en la medida de lo posible. Esperemos que todos eses pasajeros heridos se recuperen bien y por esas personas fallecidas que descansen en paz, después de esa terrible catástrofe. Ánimo a esas familias que en estos momentos están tan destrozadas. Fueron demasiados fallecidos, demasiadas historias, que cada vez que escuchas una de ellas te vienen las lágrimas a los hojos. Nunca se olvidarán. Los recuerdo a todos los momentos.Un saludo.

Deja un comentario