Ryanair hace algo más de tres años que flexibilizó su política de equipaje y permite embarcar en sus aeronaves con dos piezas de equipaje de mano. Si bien esta medida era pensada inicialmente para que el pasajero embarcase con su maleta de equipaje de mano y un bolso pequeño o maletín, se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para la aerolínea. ¿El motivo? El pequeño bolso se ha convertido en mochila y el maletín en casi otro bulto como el equipaje.

Kenny Jacobs, directivo de Ryanair, se pasaba por España esta semana para presentar novedades de la aerolínea en diversos aeropuertos españoles y lo decía alto y claro: “si la política actual de equipaje va a repercutir en nuestra puntualidad, tendremos que volverla más restrictiva” y añadía “animamos a los pasajeros que sigan las normas para no tener que cambiarlas”.  No hace falta recordar cómo era anteriormente la política de equipaje de mano de Ryanair para todos sus vuelos europeos: un solo bulto por pasajero. Esa fue durante muchos años su política y que logró grandes detractores así como innumerables quejas de usuarios en todos los aeropuertos al ser obligados a facturar – y pagar – por llevar algún bulto extra. “El cambio en la política de equipaje fue uno de los mejores que hemos hecho pero, si empeora nuestra puntualidad, tendremos que introducir algún tipo de restricción y ser más vigilantes en la puerta de embarque”, según Jacobs.

Ahora que la low cost irlandesa permite dos bultos, son muchos los pasajeros que llegan a la puerta de embarque con equipaje de mano, mochila y bolso. Si, es cierto que atrás han quedado los controles casi policiales que llevaban a cabo los/as empleados/as encargados de embarcar los vuelos de Ryanair, pero ahora se ha pasado al extremo contrario. Una situación de la que Ryanair comienza a tener constancia ya que únicamente se pueden garantizar a bordo las 90 primeras maletas y el resto deben ser facturadas.

¿Qué ocurre entonces para que la aerolínea de un toque de atención? Gran parte del pasaje de sus vuelos no cumple con las dimensiones previamente establecidas para el segundo bulto y una vez dentro del avión se produce el momento desagradable de tener que etiquetar equipaje y enviarlo a la bodega del avión al encontrarse lleno el espacio destinado a maletas. ¿Por qué o de qué está lleno? Abrigos, mochilas, bolsos de grandes dimensiones, etc. Un espacio que está diseñado para albergar únicamente los trolley y que se ve ocupado por otros elementos que quitan espacio a los verdaderos destinatarios.

Bajar maletas a la bodega del avión supone demoras en la salida del vuelo y eso es algo que Ryanair no está dispuesta a tolerar. Si de algo presume la low cost irlandesa es de su puntualidad y por ello deja claro su posicionamiento y afirma que si los usuarios no cumplen las normas comenzarán a comprobar nuevamente de forma detallada que todos los bultos (dos por pasajero/a) cumplan las medidas establecidas.

Medidas equipaje de mano:

Primer bulto de 55x40x20cms
Segundo bulto de 35x20x20cms

5 Comentarios

  1. Esto sucedería tarde o temprano, como cedas un poquito en las condiciones sobre el equipaje de mano, la fastidiaste.

  2. También con su política de 90 maletas lo único que promueven son interminables y caóticas colas en todos los aeropuertos, la gente poniendo las maletas solas en fila hasta 2 horas antes de los vuelos,etc…tenían que tener un sistema más organizado, y así evitamos estos desastres,incluso a veces da a confusión y la gente de vuelos de salida inmediata se ponen en la cola entendiendo que por el tamaño de la cola, ya están embarcando…

Deja un comentario